+ 34 93 467 21 59 info@fb-solutions.es

jubilarse en la empresa familiarAceptar que ha llegado el momento de jubilarse en la empresa familiar no es fácil. Especialmente, cuando todavía persiste la creencia de que salir del mundo laboral significa dejar de ser útil y de aportar valor. A diferencia de lo que pasa en otras culturas, en nuestra sociedad no se nos educa para afrontar el tramo final de nuestras vidas. Y esto también tiene repercusiones en la empresa familiar.

Hoy en día todavía encontramos empresas familiares en las que conviven tres generaciones, sin una diferenciación estructural clara y sin órganos de gobierno que permitan el reparto de roles y funciones sin interferencias. Algo que, sin duda, no es nada positivo para el éxito del negocio.

Motivos por los que cuesta jubilarse en la empresa familiar

De entre las razones que solemos observar como frenos a la jubilación, podemos destacar:

  • La generación saliente piensa que “será eterna”. Esto es muy frecuente en gente muy emprendedora.
  • Falta de confianza (o percepción de confianza) en la generación entrante.
  • No tener hobbies o aficiones ajenas al negocio, ya que el trabajo es el centro de la vida.
  • Carecer de un círculo de amigos fuera del entorno laboral.
  • No disponer de órganos de gobierno que permitan el reparto de roles entre la generación entrante y la saliente.
  • Ignorar que, desde la jubilación, que idealmente debe ser gradual, se puede seguir aportando valor y dando soporte a los que nos han relevado en la gestión del día a día del negocio.
  • No tener asegurado el respaldo económico y necesitar seguir trabajando para mantener el nivel de vida y el estatus social.

El momento adecuado para la jubilación en la empresa familiar

El “miedo a la jubilación» hace que, en muchos casos, no se realice el proceso de relevo generacional con tiempo. Esto hace que las familias empresarias no regulen las relaciones familia-empresa-propiedad en un Protocolo Familiar o en unos Pactos de Familia en el momento óptimo para evitar conflictos futuros.

Para evitar posibles problemas, es importante saber pasar el relevo a la siguiente generación en el momento oportuno. Ni demasiado pronto ni demasiado tarde. Pero puede ser complicado a ojos de quién debe hacerlo encontrar el momento adecuado para jubilarse en la empresa familiar.

Muchas veces para tratar las barreras a la jubilación mencionadas en el apartado anterior es preciso soporte externo. De la misma manera que vamos al médico cuando tenemos síntomas de enfermedad, también deberíamos dejar ayudarnos cuando, llegada una edad, comenzamos (nosotros o nuestro entorno) a percibir que nuestra presencia en la empresa es un freno para el cambio y el desarrollo de las siguientes generaciones.

Recordad que saber jubilarse en la empresa familiar a tiempo y en el momento adecuado es el último gran acto de generosidad para el negocio familiar.

 

 

 

 

0 comentarios