+ 34 93 467 21 59 info@fb-solutions.es

unión familiarSin ninguna duda la unión familiar es uno de los mayores activos de una empresa familiar.  Bien cuidada, la unión, basada en la buena calidad de las relaciones familiares y la armonía, es uno de los factores de éxito de la empresa familiar. De hecho, el 85% de las familias con las que hemos trabajado los valores en Family Business Solutions, dentro de procesos de relevo generacional, consideran que la unión de la familia es uno de sus valores troncales.

Ahora bien, esto no quiere decir que en la familia no puedan surgir discrepancias, roces e, incluso en algún momento, conflictos. En todas las familias los hay y no podemos pretender que al añadir a la familia la complejidad que una empresa lleva consigo los conflictos no existan. Pero para mantener la visión compartida a nivel empresarial y familiar es preciso tener unión. Y la unión familiar exige trabajo y dedicación; hay que labrarla.

En caso contrario, sin unión, la toma de decisiones se complica y los intereses de los socios comienzan a distanciarse. Sin unión familiar, se suele remar en diferentes direcciones y el barco no avanza, poniendo en grave riesgo la continuidad de la empresa familiar o, cuando menos, su patrimonio. A menudo les recuerdo a las familias empresarias con las que trabajamos la siguiente frase, que una vez le escuché al profesor Gallo: “Las familias empresarias deben permanecer unidas, aunque sea para que, llegado el día, puedan vender bien el negocio”.

Unión familiar, ciclo vital y complejidad

En empresas con una complejidad familiar y empresarial elevada y que dispongan de un Protocolo familiar, serán el Consejo de Familia, la Asamblea Familiar y el Comité Junior quienes ayudarán a fomentar la unión de la familia. En cambio, en casos de menor complejidad, será la propia familia empresaria la que deberá establecer mecanismos formales e informales para fomentar la unión.

Como veis, al hablar de unión familiar debemos aplicar el factor de corrección del ciclo vital generacional. No es lo mismo hablar de unión en generaciones tempranas que a partir de la tercera y cuarta generación, cuando comienza la proliferación de dueños y de ramas familiares y los órganos de gobierno ganan importancia.

  • El papel del Consejo de Familia resultará vital para mantener la unión y actuar en caso de que un conflicto la pueda poner en peligro. Posiblemente, con el paso de las generaciones, la unión de la familia puede ir evolucionando hacia una unión de socios, siempre con respeto a los valores familiares que han conducido a la familia empresaria a donde está. Lo importante es que se mantenga siempre la unión.
  • En familias en generaciones más avanzadas y de mayor complejidad, la Asamblea Familiar será una excelente herramienta para transmitir la cultura y los valores de generación en generación y para fomentar la unión de la familia.
  • A partir de la tercera generación, tener un Comité Junior permitirá que los más jóvenes puedan encontrar los espacios para que la llama de la unión familiar se mantenga encendida.

El otro extremo: el exceso de unión familiar

Pero no me gustaría acabar este artículo sobre la importancia de la unión familiar sin hacer mención a otro problema que, aunque no muy frecuente, también observamos de vez en cuando en familias empresarias y que hay que vigilar. A veces, se confunde el valor sano de la unión de la familia con el valor unión familiar-secta. En estos casos, absolutamente todo se tiene que hacer dentro del entorno familiar: trabajar en las empresas de la familia, vivir todos en el mismo edificio o barrio, pasar juntos las vacaciones, salir juntos de viaje, que los niños vayan juntos al colegio, etc.

Estos comportamientos, que tienen su origen en el amor, se pueden hacer egoístas con el tiempo. Este egoísmo unido al exceso de contacto puede suponer un polvorín para la empresa y para la familia. De aquí que mi recomendación para las familias es que vigilen este punto y que no confundan el verdadero significado de la unión familiar.

 

0 comentarios